Casa Columnistas Beisbolistas colombianos: llamados, pero no asegurados