Todo está servido:

Ramiro Jimènez


Aún no amanece en Barranquilla y ya siento esas mariposas en el estómago producto de la ansiedad, ya tengo  ganas de estar en esos pupitres de prensa de ese majestuoso y mítico estadio, el Maracaná de Río de Janeiro. Todo tiene su momento, y creo que el de Junior es éste. Hace años no sentía un ambiente similar, creo que desde la época de El Pibe, Pacheco, Valenciano, por eso amanecí pensando en cosas grandes, en un triunfo en un escenario que consagra a gigantes.

“Para nosotros sería la grandeza, Nojoda!” , nos dijo ayer el máximo accionista del equipo, Fuad Char; “es mi primera vez en el Maracaná como protagonista”, nos decía Comesaña; en lo personal siento una profunda emoción, también es mi primera vez como narrador en este mítico estadio, no sé para cuantos Uruguayos en 1.950 fue también su primera vez, pero una primera vez que quedó grabada para siempre en la historia del balompié mundial, ojalá para nuestro debut en éste templo del fútbol, Dios nos tenga reservada una emoción indescriptible, les invito a que uds sean testigos de ella a través de nuestro relato y los comentarios emocionados de mi compadre y amigo Ricardo Ordoñez Simmonds por Emisora Atlántico.

La historia se escribe día a día y el de hoy para Júnior es uno de esos días.