Besaile a La Picota

La Corte Suprema de Justicia decidió recluir en la cárcel La Picota de Bogotá al congresista Musa Abraham Besaile Fayad aunque se entregara la noche del jueves a las autoridades.

Besaile Fayad está siendo investigado por haber entregado $2.000 millones al exfiscal Gustavo Moreno, miembro del llamado cartel de la toga.

La Corte Suprema de Justicia no quiere perder un solo minuto en la investigación sobre la supuesta red de corrupción que habría llegado hasta sus despachos. En medio del Encuentro número 20 de la Jurisdicción Ordinaria en Manizales, un evento organizado por la misma Corte, un grupo de magistrados estaba listo en Bogotá para recibir al senador Musa Besaile en el Palacio de Justicia para su primera indagatoria después de entregarse a las autoridades en Córdoba, durante el partido Colombia-Paraguay.

A una sala de audiencias en el alto tribunal,

El congresista capturado llegó a una sala de audiencias del alto tribunal, escoltado por un numeroso grupo de agentes del CTI.

El senador dijo haber pagado $2.000 millones al exfiscal Gustavo Moreno a cambio de detener una supuesta orden de captura que iba a emitir la Corte Suprema en su contra.

Besaile ha manifestado que hizo el pago dada la extorsión que Moreno ejercía sobre él. Con ese argumento, el senador y su defensa le explicaron a la Corte Suprema de Justicia que Besaile era víctima del cartel de la toga, no beneficiario.

Según las investigaciones realizadas hasta ahora, el cartel fue una “organización criminal”, dijo la Fiscalía, liderada por los exmagistrados Francisco Ricaurte y José Leonidas Bustos quienes, a cambio de millonarias sumas de dinero, habrían influido en decisiones judiciales.

Ricaurte está preso en La Picota y, en el caso de Bustos, la Comisión de Acusación adelanta una indagación en su contra.

Tras conocer la confesión de Besaile, Moreno lo desmintió. El exfiscal dijo a la Corte que en ningún momento presionó al senador y que éste hizo el pago porque sabía que la red podía “ayudarlo”.

Después de conocer de la orden de captura en su contra, Besaile desapareció del radar de las autoridades. Uno de sus abogados, Julián Quintana, explicó que su cliente estaba en un delicado estado de salud que le impedía hasta hablar.

Fue entonces cuando Quintana anunció que le había pedido al alto tribunal que no tuviera en cuenta las declaraciones de Besaile en la Corte porque considera que se violaron los derechos del senador al debido proceso y a la defensa. Mientras tanto, el abogado Víctor Mosquera, quien también está en el equipo de defensa, anunció que había presentado una demanda en contra del Estado en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Mientras se adelanta la investigación en su contra, y sus recursos juiciales surten efecto, Besaile será recordado por ser el primer congresista en haber sido capturado por el llamado cartel de la toga.

Tomado de elespectador.com

Foto: canal1.com.co