Breve análisis económico de la Colombia de hoy

Breve análisis económico de la Colombia de hoy

El 29 de diciembre de 2017, el director del DANE, Mauricio Perfetti, señaló que el empleo sigue presentando fuertes señales de deterioro y a finales de noviembre se registraron pérdidas de puestos de trabajo en 7 de los 10 sectores productivos del país.

La tasa de desempleo nacional fue del 8,4%, superior en 0,9 puntos porcentuales a la registrada en el mismo mes del 2016, cuando se ubicó en el 7,5%.

En noviembre de 2017 se contaron 2,09 millones de desocupados. Pero la debacle de las políticas neoliberales tienen otro terrible aspecto: la pobreza. Esta dejó de disminuir como lo había hecho en la década 2006-2016. El porcentaje de personas con ingresos inferiores a la línea de pobreza llegó a su punto mínimo en el 2015, cuando fue de 27,8% -muy alto aún-. Entre el 2015 y el 2016 el porcentaje aumentó a 28. La pobreza extrema aumentó su incidencia de 7,9% en el 2015 a 8,5 en el 2016.

El mayor error de la política económica de los últimos años fue desperdiciar una mediana bonanza minero-energética y haber sumido al país en la “enfermedad holandesa” (pérdida de competitividad de la agricultura y la industria nacionales como resultado del abaratamiento de las importaciones que resulta del ingreso masivo de divisas).

Durante los 10 últimos años -y realmente desde el desastroso mandato de Cesar Gaviria Trujillo- se destruyó el aparato productivo, industrial y agropecuario del país. Los excedentes se utilizaron muy mal y el manejo de las regalías fue pésimo, así lo ha señalado la Contraloría en informes recientes.

La euforia de la bonanza y el dólar a $1.800 hasta agosto de 2014, llevó a que la importación de alimentos básicos pasara en 10 años de un millón a 12 millones de toneladas anuales y esto fue destruyendo la producción agropecuaria del país. Cuando el dólar subió a $3.000, la devaluación del peso encareció apreciablemente el costo de los alimentos importados y por ende un alza igual de apreciable en el precio de bienes e insumos importados para la canasta básica.

De esta manera, la línea de pobreza pasó de $223.638 mensuales a $241.673 en el 2016. Esta variación de 8,1% superó a la inflación. Los cambios fueron más significativos en la línea de pobreza extrema, la cual aumentó de $102.109 mensuales en el 2015 a $114.692 en el 2016. La variación fue del 12 %, o sea, más del doble de la inflación.

La desigualdad en el campo es aún mayor: los resultados del censo agrario del 2014 (CNA 2014) arrojaron que el 70,8% de los trabajadores del campo están vinculados a unidades productoras agropecuarias (UPA) menores de 5 hectáreas que ocupan sólo el 3,1% del área censada. En las UPA de más de 1.000 hectáreas se ubica el 0,2% de los productores, con el 59,5% del área total. Por esta gran inequidad en la tenencia de la tierra, los niveles de pobreza en el campo colombiano son aterradores.

Editorial del abogado Rafael Rodríguez Mesa exclusivo para noticias coopercom

Foto: pymex.com