¿Cuándo se creará un defensor del aficionado?

¿Cuándo se creará un defensor del aficionado?

En Colombia existen métodos de control para todo; a los funcionarios públicos los controlan las famosas ias (Procuraduría, Contraloría, Fiscalía). Los televidentes, aunque no parezca, tenemos un defensor del televidente. Los Abogados son controlados por el Consejo Superior de la Judicatura; los médicos por el Tribunal de Ética Médica y así sucesivamente en cada profesión.

Pero, ¿quién controla para que el aficionado al fútbol no sea maltratado? Hoy la nota manifiesta es la sorpresa generalizada por unas presuntas boletas que el operador de Fedefútbol pondría a la venta por su página web para el juego Colombia vs Brasil y las cuales, según he leído en redes sociales, volaron en quince minutos. Esa es la queja permanente del aficionado; en Barranquilla, sede del evento. Por ejemplo, ver una boleta física puesta a la venta en un sitio oficial, es una utopía.

Ese procedimiento de venta parece ser cosa del pasado, y los Barranquilleros o las compran revendidas o les toca ver el juego por Tv, y aunque usted no lo crea, es más fácil para los seguidores de otras ciudades ver los partidos en directo en el Metropolitano, porque a ellos les venden empaquetados los tiquetes aéreos con la boleta del juego y sólo los partidos regularcitos  son aquellos en los que tienen alguna posibilidad de asistir.

La verdad, el tema se ha vuelto aburridor; las quejas son permanentes; en la calle la gente del común te detiene para expresar su disgusto, el amigo te llama creyendo que tú le puedes dar una respuesta acertada, pero la realidad señores es que este asunto debe revisarse.

No es justo para el aficionado que para asistir a apoyar a su combinado patrio tenga que pagar tres y cuatro veces el valor real de la boleta. Por culpa de quien? Como diría un famoso comercial de la Tv, un tubo tuvo la culpa.

Por: Ramiro Jiménez.