Sofía Gaviria inscribe precandidatura presidencial y se niega a firmar el “Manifiesto liberal”

Sofía Gaviria inscribe precandidatura presidencial y se niega a firmar el “Manifiesto liberal”

Ante la exigencia de la Dirección Nacional Liberal de que todo aquel que quiera ser candidato por esa colectividad a la presidencia de la República debe suscribir el llamado “Manifiesto liberal”, la senadora Sofía Gaviria, presentó una acción de tutela ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, para que este derogue el mencionado requisito.

La parlamentaria, quien, hasta hace pocos días, fue codirectora nacional de ese partido, se negó a firmar el “manifiesto”, al momento de inscribir su precandidatura presidencial y  señaló el sentido “antidemocrático” del mismo, que “atenta contra el principio básico del Liberalismo, que es el respeto al disenso”. Así mismo, “como mujer y como senadora” manifestó su solidaridad con su colega Viviane Morales, quien hubo de declinar su aspiración a la precandidatura presidencial por el Partido Liberal, al negarse a firmar el “manifiesto”.

La senadora demanda ordenar al Partido Liberal Colombiano suspender toda actuación o decisión tendiente a la aprobación del “Manifiesto”  del Partido Liberal Colombiano y anular el numeral octavo del mencionado manifiesto, que exige a todo candidato liberal “apoyo sin condiciones a la implementación del acuerdo suscrito por el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc para terminar el conflicto armado (…) y apoyo a cualquier otro acuerdo que se suscriba con otra organización guerrillera”. Respecto de este punto, la congresista afirmó: “Desde ningún punto de vista aceptaré que se me imponga, como representante de las víctimas, firmar un manifiesto que hipoteca la conciencia y la libertad de los candidatos a criticar y a tener objeciones sobre la implementación y el desarrollo de un acuerdo firmado con las Farc, que el pueblo negó a través del plebiscito, y de posibles acuerdos futuros, cuyo alcance aún no está definido. Ningún ciudadano y mucho menos un congresista puede enajenar su voluntad “sin condiciones”, especialmente, sobre hechos inciertos. Es absurdo y ofensivo siquiera proponerlo. Proponerlo sólo se explica desde la abyección absoluta de quien ha renunciado a su propio criterio”.

Mediante la acción interpuesta, la senadora busca que sea declarada la ilegalidad e irregularidad de la aprobación del dicho manifiesto y que sea protegido su derecho a elegir y ser elegida: “Este derecho no puede ser impedido con artilugios ni estratagemas que lesionan las posibilidades de participación política de los aspirantes, y con mayor razón, de aquellos que ya han sido elegidos o que tienen una militancia histórica en sus respectivos partidos”, consigna la senadora en la acción de tutela.

La congresista considera que el “manifiesto” lesiona, además, sus derechos a la libertad de expresión, al libre desarrollo de la personalidad, a la libertad de opinión y a la libertad de disenso: “No somos borregos: somos representantes de miles de colombianos, que esperan de nosotros criterio y buen juicio en su representación”. “Basada en ese principio fundamental, considero necesario protestar contra el matoneo machista de quienes equivocadamente han exigido igualar liberalismo a santismo y coartar la libertad de expresión de quienes, fieles a la doctrina de nuestros grandes ideológos, disientan de este absurdo”, continúa la legisladora.

Al mismo tiempo, la senadora antioqueña pretende que sea reconocido, como víctima de las Farc, su derecho a la objeción de conciencia y apela a la protección que legalmente se concede a la participación política de las víctimas, especialmente de las mujeres, y pide sea garantizada la defensa reforzada a la participación con equidad de género, a la igualdad, al pluralismo y a la no discriminación.  “¿Les van a garantizar, sin necesidad de votos, diez curules a las Farc, pero mi partido, si quiero postularme, pretende exigirme renegar a mis derechos, como víctima, de criticar los despropósitos de este proceso?”, lamenta la parlamentaria.

“El principio liberal de búsqueda de la paz negociada no está en discusión. Lo que estará siempre en discusión es la forma en que se negocie y los principios que se negocien, como la justicia, la verdad, la equidad, el derecho a la reparación integral de las víctimas, la igualdad ante la Ley y los avances internacionales en jurisprudencia sobre crímenes de lesa humanidad”, concluyó la senadora Sofía Gaviria.

La continuidad de la precandidatura de Gaviria dependerá de la decisión del tribunal sobre esta tutela.