Superindustria le mete mano a la ilegalidad turística nacional

Superindustria le mete mano a la ilegalidad turística nacional

La Superintendencia de Industria y Comercio anunció que le meterá manos a la ilegalidad en el sector turístico colombiano porque es una actividad que viene bien y su futuro es mejor con el acuerdo de paz.

El anuncio lo hizo el Superintendente, Pablo Felipe Robledo, en el marco del segundo día del Congreso Nacional de Anato que se celebró durante dos días en Puerta de Oro en Barranquilla, donde habló de ética empresarial y del respeto por el consumidor.

De acuerdo con el funcionario, quien lleva cinco años en este cargo, mientras en la protección al consumidor se pueden definir multas de hasta $1.500 millones a quien viole sus derechos, y en el sector turístico la máxima pena apenas es de $15 millones.

“Con esta norma de excepción para el sector turístico, es muy complejo implementar con éxito una política pública a través del  poder sancionador de la Superintendencia, ya que las multas son irrisorias y cuando son así se manda un mensaje equivocado a los sectores que se vigila”, expuso Robledo ante más de 600 agentes de viajes reunidos en esta ciudad.

Precisamente, en próximos días la misma SIC con apoyo del Gobierno prepara un proyecto de ley para que se presente ante el Congreso y allí se definan las sanciones para proteger a los turistas. Cree que esta herramienta se hace indispensable para el desarrollo turístico.

Robledo dijo que el problema en esta actividad es la parte de formalización porque no todos tienen su registro nacional de turismo y uno que otro prestador de servicio que engaña a mucha gente, sin embargo es un sector sano por regla general, sin mucho problema.

Las sanciones más comunes, reveló, con el incumplimiento de lo que se promete: hoteles que no tienen las características que se anuncian en las páginas web o redes sociales, planes turísticos que no incluyen lo que se anuncia, paquetes de todo pago cuando no todo está cancelado, pero son cosas excepcionales.

El Superintendente dijo que a nivel de la parahotelería la situación es compleja, sin embargo se está haciendo un trabajo serio buscando a través de las páginas qué apartamentos e inmuebles están siendo ofertados para la prestación de servicios hoteleros y luego cruzarlos con la base de datos del Registro Nacional de Turismo.

“Cuando tengamos ese cruce vamos a iniciar unas investigaciones importantes y vamos a imponer sanciones, según lo permite la Ley, y seguramente vamos a tomar medidas cautelares sobre algunos lugares, porque es preocupante que apartamentos y fincas que están funcionando como hoteles permanentes, sin estar registrados, violando la norma turística. Es un trabajo próximo y sobre el cual hemos estado en deuda”, anunció.

Reconoció que con las sanciones a los carteles empresariales, hoy existe menos violación a la libre competencia. “Si uno le muestra al país que tiene una entidad seria y que sanciona, sin importar quién es, y de manera contundente, hay muchos carteles que, seguramente, se han desbaratado después de las primeras sanciones”, sostuvo.

El funcionario considera que en la calle, el efecto práctico, de las decisiones de la Superintendencia hayan desmantelado carteles empresariales o hayan desmotivado la creación de algunos que posiblemente se hubieran creado ante la falta de una institucionalidad y fuertes sanciones.

Texto y foto: Jorge Montaño