Casa Ciencia Pedro Duque, el azote de las pseudociencias