Casa na Suecia sonríe en su regreso mundialista