Casa na Cavani, el verdugo que eliminó a Portugal