Falleció por inyectarse silicona en los testículos

1.210

El australiano Jack Chapman falleció el día anterior, por inyectarse silicona en sus testículos, práctica que venía haciendo para complacer a su pareja sentimental.

El extraño procedimiento era parte del fetiche que tenía con su pareja, Hafertepen de origen brasileño, con quien mantenía una relación poliamorosa. ‘Tunk’ como era apodado el hombre de 28 años, hacía parte de un culto ejercido por su amante, en el cual practicaban la dominación y la sumisión.

Hafertepen dominaba a todos sus ‘novios’ y dentro del culto que hacían los obligaba a inyectarse silicona en el escroto. Chapman realizó gustosa y repetidamente esta práctica, que le inflamó sus testículos y afectó su tejido pulmonar.

La falta de oxígeno en sus pulmones le produjo sangrado lo que desencadenó su muerte. Los familiares del australiano declararon desconocer las actividades y atentado en contra de la salud, que venía haciendo y pidieron a las autoridades esclarecer su muerte, así como establecer algún tipo de medida judicial en contra del novio del occiso.

Agencias de noticias. Foto internet