Las bebidas energéticas son peores que lo que se creía

67

Los últimos datos presentados en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón, en Estados Unidos, muestran que una sola bebida de estas, eleva la presión arterial y los niveles de cortisol del bebedor, entre otros efectos nocivos.

En los voluntarios analizados, la dilatación de los vasos sanguíneos tenía un promedio de 5,1% de diámetro antes de la bebida y luego cayó a 2,8%, lo que sugiere un deterioro agudo de la función vascular a los 90 minutos de consumir la bebida energética.

El efecto puede estar relacionado con la combinación de ingredientes en la bebida, como la cafeína, la taurina, el azúcar y otras hierbas en el endotelio, el revestimiento de los vasos sanguíneos.

Una sobredosis de cafeína no necesariamente lleva a la muerte, pero puede causar palpitaciones cardíacas, náuseas, vómitos, convulsiones, e hipertensión.

Los adultos que consumen bebidas energéticas pueden aumentar el riesgo de hipertensión y diabetes tipo 2 debido a la alta concentración de cafeína y a la rapidez con que se ingiere. Ese aumento repentino podría desencadenar un ataque cardíaco, incluso si la dosis total es la misma que una taza grande de café.

Edición: Gustavo Enrique Bossio