Vientos de 40 y hasta 70 kilómetros por hora en zona portuaria

177

Los fuertes vientos y oleajes que está teniendo Barranquilla y el litoral Atlántico se deben a un frente de baja presión en la zona, característico de esta época, razón por la cual hay que tener todas las precauciones por parte de bañistas y pescadores, confirmó Capitanía de Puerto de Barranquilla.

Las fuertes brisas que se han sentido desde el fin de semana, es un fenómeno que permanecerá hasta los próximos tres días. Se registran velocidades de hasta 40 nudos, unos 76 kilómetros por hora, y en las playas olas con altura superior a los tres metros.

El Capitán de Fragata Carlos Urbano, director de la Capitanía de Puerto de Barranquilla, dijo que esto ha conllevando a implementar una serie de medidas de precaución y un monitoreo permanente en toda la zona portuaria.

“Existen una serie de restricciones, especialmente para las embarcaciones menores, las que navegan todos los días a su faena diaria de pesca que salen e ingresan por Bocas de Ceniza. Un llamado especial a las personas que asisten por estos días a las zonas turísticas”, destacó el oficial.

Precisamente, desde la Estación de Tráfico y Control Marítimo de la Dimar en el antiguo campamento de Las Flores, se realiza un monitoreo especial de toda la actividad, incluyendo apoyo con el Centro de Investigaciones Oceanográfico e Hidrográfico (Cioh) con sede en Cartagena.

El frente de baja presión estaría hasta esta semana y es probable que luego empiece a disiparse, pero también cabe la posibilidad que se experimente en el mes de marzo.

“Esta época se caracteriza por su sequedad, fuertes vientos y va hasta el primer trimestre de cada año, sin embargo, hay que realizar un monitoreo constante para saber qué sucede a través de boyas y estaciones meteorológicas con el fin de estar informando a la comunidad”, dijo el Capitán de Fragata.

La Capitanía de Puerto de Barranquilla dijo que los vientos y oleajes han limitado en algunas ocasiones el ingreso y salida de las grandes embarcaciones, pero no ha estado cerrada la zona portuaria, pero se buscan alternativas que ofrezcan mejores condiciones de clima y así puedan zarpar o ingresar las embarcaciones a los diferentes muelles, sobre todo en la noche.

“Todas las medidas que se adopten apuntan a que se vea menos afectada la actividad portuaria”, afirmó el Capitán Urbano. Hoy no se han tenido restricciones de ninguna índole, aunque el viento está sobre los 25 nudos, unos 40 kilómetros por hora que se aumenta en la tarde y noche. Este valor está en los límites permitidos en la navegación fluvial.

Están ingresando embarcaciones de hasta 10 metros de calado, lo cual quiere decir que, el último dragado efectuado dejó buenos resultados hasta ahora en el canal de la zona portuaria del Distrito. El domingo salió un buque con 9,6 metros de calado y 190 metros de largo. Hay verificaciones permanentes para saber la condición en el tramo de acceso.

Texto y foto: Jorge Montaño Acosta