El Movimiento Ciudadano fracasó

2.631

El “Movimiento Ciudadano” y sus gobiernos secuelas fracasaron en el proyecto de Reconstrucción de Barranquilla debido a hechos de corrupción que borraron cualquier logro que hubieran podido desarrollar.

Al hacerlo quemaron por un buen tiempo cualquier posibilidad de los sectores alternativos en Barranquilla y el Atlántico para alcanzar la Gobernación o la Alcaldía.

No contentos con ese daño, el perjuicio se prolonga por décadas en la medida en que nombres desgastados de ese frustrado proceso persisten en intervenir y autolanzarse cada 4 años a pesar de reiterativos fracasos, boicoteando de esa manera que surjan nombres nuevos, refrescantes, impolutos o, ¿por qué no?, algún outsider, un no-político.

Ahora hasta se creen dueños y cosechadores de los cientos de miles de votos que sacó Gustavo Petro en el Atlántico, a pesar de haber sido siempre antipetristas, enemigos del progresismo y, más atrás, de la Alianza Democrática M-19. Olvidan además, que por razones de cultura política (incultura, más bien) las elecciones locales constituyen un fenómeno muy distinto a las presidenciales.

Lo mejor que pueden hacer los amigos y examigos del cura Hoyos y los pelícanos es no sabotear los procesos alternativos que intentan unificar candidaturas y listas mediante consensos o consultas (u otros mecanismos).

Ya bastante difícil es el panorama político restringido y asfixiante de una región que está sometida a la hegemonía de un poder político, económico y cultural que, si bien tiene ejecutorias de cemento (empeñando las vigencias futuras), no ha podido con los problemas de seguridad, movilidad, servicios públicos, calidad educativa y escenarios culturales, mientras practica la corrupción clientelista, pero no la rendición de cuentas.

Impulsemos la convergencia democrática, la unidad de los alternativos (Alianza Verde, Polo, Colombia Humana, Mais, UP), pero sin hoyistas, pelícanos y otros sectores que restan más que lo que suman. Más vale un ejercicio ético – político sano, que sea capaz de convertirse en referente de esperanza de cambio, con visión de futuro, que una repetición de la repetidera que arrastra el lastre de un pasado pringado de corrupción e ineptitud.

Opinión de Jorge Enrique Senior

Foto: youtube.com