Mitos de los medicamentos genéricos

93

Los medicamentos genéricos despiertan controversias, especialmente por las dudas relacionadas con su eficacia.

Estas dudas nacen de prejuicios por parte de los consumidores y, desde luego, por el importante negocio que implica su venta para la industria farmacéutica.

Es importante aclarar que los medicamentos genéricos poseen principios activos conocidos, producidos por diferentes farmacéuticas, porque la patente de fabricación original del producto de referencia ya ha vencido. Es el caso del acetaminofén, que es el principio activo en la droga conocida comercialmente con nombres como Tylenol o Dolex, para sólo mencionar dos.

Cuando un principio activo es descubierto y es o no, combinado con otras sustancias para agilizar su eficacia en el tratamiento de enfermedades, las empresas farmacéuticas obtienen la patente para producirlo y venderlo con un nombre comercial.

Ácido acetilsalicílico = aspirina

Entonces ¿cuál es la diferencia entre los medicamentos genéricos y los productos de marca? De una parte, en la producción de medicamentos de marca, existen varios años de ensayos médicos, investigación y desarrollo, que les permite a las empresas obtener las patentes y comercializar el medicamento de manera exclusiva.

Por su parte, los medicamentos multifuente o genéricos no tienen que pasar obligatoriamente por tales procesos de investigación de altos costos para las empresas farmacéuticas, pues ya se ha demostrado que el principio activo realmente funciona. Entonces, cuando las patentes caducan, cualquier empresa puede producirlos.

En términos generales, los medicamentos genéricos y de marca son iguales o por lo menos, deben tener bioequivalencia, es decir, poseer el mismo principio activo en los mismos porcentajes que los de marca.

Todo lo anterior, permite que los dichos medicamentos sean mucho más económicos que los de marca. Y aquí tenemos el primer mito relacionado con el precio, pues comúnmente el consumidor considera que al ser económico, no garantiza un buen tratamiento.

Venciendo el mito

Si bien, cada país debe legislar en temas de salud para beneficiar a los ciudadanos, las normas sobre los medicamentos genéricos no han sido prioridad. Sin embargo, en Colombia se ha avanzado mucho en el tema. De hecho, comparan todo el alcance de la normatividad colombiana con la que existe en Estados Unidos y la Unión Europea.

La normatividad opera en dos sentidos muy importantes. El primero, garantizar que estos medicamentos tengan la calidad y efectividad requeridas para el tratamiento de enfermedades y, segundo, dinamizar la economía, pues por ser estos más económicos, favorecen el bolsillo de los consumidores y mejora la demanda, fortaleciendo la industria farmacéutica.

En el primer aspecto, la normatividad exige que las empresas farmacéuticas garanticen la bioequivalencia entre medicamentos genéricos y de marca, tal como lo determina la resolución 1124 de abril de 2016, proferida por el Ministerio de Salud y Protección Social y cuya atención está en manos del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, INVIMA.

De igual forma, la norma obliga a que las empresas productoras de los medicamentos cumplan con las normas de (BPM) Buenas Prácticas de Manufactura, además de especificaciones de control de calidad, en cumplimiento de lo que también solicita la Organización Mundial de la Salud.

La idea es generar confianza en los consumidores de genéricos, garantizando que su consumo para el tratamiento de las enfermedades sea seguro, eficaz y efectivo.

Fortaleciendo la industria farmacéutica

Es indudable que el país está pasando por un muy buen momento en el fortalecimiento de la industria farmacéutica. Al respecto, el aumento de las ventas de medicamentos a 2017 fue del 5,30%. El crecimiento del mercado en cuanto a medicamentos genéricos o multifuente fue del 4,95%, en medicinas patentadas el 5.91% y para productos sin prescripción médica de venta libre el 4,81%.

Además, es una realidad que Colombia se ha convertido en uno de los principales productores y exportadores de medicamentos genéricos inyectables hospitalarios en Latinoamérica.

Este notable crecimiento y el fortalecimiento y compromiso del gobierno colombiano con relación a la normatividad en la producción de medicamentos genéricos, permite que la industria mejore sus cifras. Adicionalmente, al tener medicamentos más económicos, el sistema de salud no compromete tanto el gasto público.

En términos generales, el impulso a la producción de medicamentos genéricos favorece a consumidores, industria farmacéutica y, desde luego, la economía nacional.

Muchas compañías que fabrican medicamentos de marca, también fabrican genéricos, bajo los mismos parámetros.

el INVIMA reiteró que todos los medicamentos que tienen registro sanitario son sometidos a un completo proceso de evaluación, con el fin de verificar que cumplan con las buenas prácticas de manufactura, que incluyen el uso de materias primas de calidad, instalaciones apropiadas para la fabricación y pruebas adecuadas y suficientes para demostrar la calidad del producto.

Fuentes: Centro Virtual de Negocios, CVN; INVIMA

Edición: Gustavo Enrique Bossio Foto: invima.gov