Médicos rurales realizarán velatón en la Plaza de la Paz

36

El Colegio Médico del Atlántico, rechazó el execrable crimen cometido contra el joven barranquillero, Cristian Camilo Julio Arteaga, asesinado en El Bagre, Antioquia, quién ejercía su año rural en el hospital Nuestra Señora del Carmen.

El presidente del Colegio Médico del Atlántico, Rodolfo Cano, manifestó una profunda indignación y tristeza por el homicidio de Julio Arteaga.

Indicó el galeno que el hecho de violencia venía siendo denunciado por la Defensoría del Pueblo en la región del bajo Cauca, por la situación que viven los jóvenes estudiantes de medicina quienes prestan el Servicio Social Obligatorio (Rural) en regiones apartadas y lugares de conflicto.

Una de las normas del Derecho Internacional Humanitario, es no atentar contra las misiones sanitarias y velar por el respeto y apoyo para su labor humanitaria en situaciones de conflicto en lo relacionado a la vida, a la integridad física, moral y mental, la dignidad, la libertad personal y las garantías judiciales que deben tener los médicos que prestan el Servicio Social Obligatorio, anotó.

El representante de la comunidad médica señaló que en muchos casos la comunidad termina volcando su odio y resentimiento con los jóvenes que prestan el Servicio Médico Rural

Ante estos hechos, “pedimos al Congreso y al Gobierno Nacional reglamentar e implementar la ley Estatutaria 1751 de 2015, que incluya la adecuada y justa utilización del talento humano en salud, el servicio médico Rural en condiciones dignas y seguras. Además, aprobar el modelo chileno, como es la Ley Consultorio Médico Seguro”.

“Ante estas circunstancias, hoy miércoles 15 de mayo, invitamos a todo el personal sanitario y a la ciudadanía en general, a la velatón en memoria de Cristian Camilo Julio Arteaga, a llevarse a cabo en la Plaza de la Paz, a partir de las 7:00 de la noche, para rodear a la familia en estos momentos dolorosos y dar apoyo a todos los médicos y en especial a los Médicos Rurales”, puntualizó Rodolfo Cano.

Texto y foto: Jorge Martínez