Áreas protegidas en Atlántico no pueden ser intervenidas: CRA

1.861

El Atlántico, con 7.064 hectáreas de bosque tropical protegidas, se convierte en uno de los departamentos que le ha apostado a la conservación del ecosistema y por lo tanto son áreas que no pueden intervenidas o degradadas por el ser humano, sino que se deben conservar.

El pronunciamiento lo hizo el director de la Corporación Regional Autónoma (CRA), Alberto Escolar, en el marco del foro Cambio Climático, organizado con El Heraldo y que tuvo la asistencia de expertos en el tema ambiental en la sede norte de Combarranquilla.

“Esas áreas, que son cinco, quedan para la posteridad como unas zonas reservadas en el Atlántico, para futuras generaciones”, dijo Escolar ante una nutrida asistencia de público.

Recientemente la CRA declaró una quinta área protegida bajo la categoría de Distrito Regional de Manejo Integrado: el Banco Totumo –Bijibana, ubicada en el municipio de Repelón. Otras zonas protegidas están ubicadas en Usiacurí, Luruaco, Piojó, y una entre los dos últimos municipios.

De acuerdo con Escolar, las áreas protegidas constituyen un gran aporte para la conservación del ecosistema, lo que permite preservar los relictos de bosque seco que están más vulnerables en Atlántico.

El funcionario expuso que estas áreas quedan determinadas en cuanto a usos, con unas estrategias claras de protección, preservación de suelos y no se permite que las mismas sean degradadas o intervenidas. “Quedan como unas zonas reservadas”, añadió.

Estas áreas protegidas por la CRA cuentan con unas zonas de desarrollo múltiple que permite el desarrollo de proyectos ecoturísticos, no solo a través del senderismo, sino a través también de la implementación de procesos productivos asociados al uso sostenible de los recursos naturales.

“Ahí vamos a estar impulsando no solo los programas de este tipo, sino también los de generación, pero solo en las áreas menores de uso público. La mayor parte es área de preservación”, aclaró.

El Atlántico es un departamento pequeño con más de 300.000 hectáreas de extensión y se ha logrado declarar el 2% del territorio de protección especial en cuanto a bosque seco tropical. Por eso esta Región es de las pocas que tiene bien conservados los bosques secos en toda la jurisdicción.

A su vez, el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, dijo que “tenemos que convencernos que el cambio climático es una realidad y aunque se ha venido hablando de ello desde hace rato, hay países como Estados Unidos que no han cumplido con los compromisos de reducciones de emisiones del CO2 por sus grandes aparatos productivos”.

Verano de la Rosa señaló que “a nosotros sí nos impacta el cambio climático y el impacto más grande que hemos tenido, en el caso del Atlántico, fue la inundación del Sur del Departamento en el 2010. Con el cambio vamos a tener tiempos de muchas lluvias o de mucha sequía. Los dos extremos van a ser cada día peores, o sea más extremos”.

“Desafortunadamente, la naturaleza no está condicionada para el extremo húmedo ni para el seco, por lo tanto habrá daño de los ecosistemas y también la flora y la fauna. Eso es el impacto que tenemos con el cambio climático. Y cada día será más ostensible en cuanto al deterioro del planeta”, agregó.

El gobernador del Atlántico sostuvo que lo que ocurrió en el Sur, hace nueve años, es que “somos vulnerables y que sí hay un cambio climático que nos está perjudicando a todos”.

Texto y foto: Jorge Montaño Acosta