OMS: Cigarrillos electrónicos también son perjudiciales

51

Las personas que creen que los cigarrillos electrónicos no son dañinos para la salud tienen una mala noticia: La Organización Mundial de la Salud ha declarado una alerta mundial puesto que aunque estos dispositivos exponen al consumidor a una menor cantidad de toxinas que el cigarrillo combustible o estándar, representan de todos modos “riesgos para la salud”, sostiene un informe en el que evalúa los resultados de las medidas (MPOWER) preconizadas por el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT).

Por lo anterior, la popularidad de los cigarrillos electrónicos —que permiten la inhalación de líquidos con nicotina y saborizantes— ha puesto en alerta a los legisladores de todo el mundo, que temen sea una puerta de entrada a nuevas adicciones.

“Aunque los niveles específicos de riesgo asociados a los SEAN (sistemas electrónicos de administración de nicotina) no han sido estimados de forma concluyente, son indudablemente dañinos y deberían por lo tanto estar sujetos a regulación”, indica la OMS en el último reporte acerca de la pandemia del tabaquismo.

Cifras de la OMS

El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública que ha tenido que afrontar el mundo. Mata a 8 millones de personas al año, como mínimo, de las cuales más de 7 millones son consumidores directos y alrededor de 1,2 millones son fumadores pasivos.

Casi el 80% de los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos bajos o medios.

El humo ajeno mata

Humo ajeno es el que llena restaurantes, oficinas y otros espacios cerrados cuando la gente quema productos de tabaco como cigarrillos, bidis y pipas de agua. El humo del tabaco contiene más de 4.000 productos químicos, de los cuales se sabe que al menos 250 son nocivos, y más de 50 causan cáncer.

En los adultos, el humo ajeno causa graves trastornos cardiovasculares y respiratorios, en particular coronariopatías y cáncer de pulmón. Entre los lactantes aumenta el riesgo de muerte súbita. En las mujeres embarazadas ocasiona complicaciones del embarazo y bajo peso ponderal del recién nacido.

El humo de tabaco ajeno causa alrededor de 1,2 millones de muertes prematuras cada año.

Cada año mueren 65.000 niños por enfermedades atribuibles al humo de tabaco ajeno.

Más del 20% de la población mundial, está protegidas por leyes nacionales integrales sobre espacios sin humo.

Los consumidores de tabaco necesitan ayuda para dejarlo

Diversos estudios revelan que pocas personas comprenden los riesgos específicos para la salud que entraña el consumo de tabaco. Por ejemplo, un estudio realizado en China en 2009 reveló que solo un 38% de los fumadores sabía que el tabaco provocaba cardiopatía coronaria, y solo un 27% sabía que ocasionaba accidentes cerebrovasculares.

78 países, que representan el 47% de la población mundial, aplican las prácticas óptimas relativas a las advertencias gráficas, que comprenden la inclusión de advertencias en el idioma local y la exigencia de que ocupen, en promedio, al menos la mitad del anverso y el reverso de los paquetes de cigarrillos.

Las campañas en los medios de información también pueden reducir el consumo de tabaco alentando a la gente para que proteja a los no fumadores y convenciendo a los jóvenes para que abandonen el tabaco.

Alrededor del 44% de la población mundial vive en los 43 países que en los dos últimos años han realizado al menos una campaña intensiva contra el tabaco en los medios de comunicación.

La prohibición general de todas las formas de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco permitiría reducir el consumo de tabaco en un 7%, aproximadamente, como media, si bien en algunos países se podría lograr una disminución de hasta el 16%.

Solo 37 países, que representan el 15% de la población mundial, han prohibido completamente todas las formas de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.

Los impuestos desalientan el consumo de tabaco

Los impuestos al tabaco son el medio más eficaz para reducir el consumo, especialmente entre los jóvenes y los pobres. A pesar de ello, establecer impuestos altos al tabaco es una medida poco frecuente. Solo 32 países, que representan el 10% de la población mundial, tienen impuestos sobre el tabaco que superan el 75% del precio al por menor. A tenor de los datos disponibles, los ingresos fiscales son, en promedio, 250 veces mayores que los gastos en actividades de control del tabaco.

Edición: Gustavo Enrique Bossio

Fuente: OMS- pulzo.com

Foto: elespanol.com.