El nombre del estadio de béisbol en medio de debate jurídico

20

El Tribunal Administrativo del Atlántico denegó una demanda que pretendía que el estadio de béisbol Édgar Rentería se llamase Tomás Arrieta Gambín, en homenaje al gran beisbolista de los años 40 del siglo pasado, ya que no se cumplió el trámite para designarlo Édgar Rentería, porque no consultó a la comunidad ni se realizó el acto administrativo requerido.

Cuando la alcaldía de Barranquilla restauró el parque de pelota al que le habían bautizado con el nombre de Tomás Arrieta, se le quiso hacer un reconocimiento a Rentería, pero el fallo de primera instancia deja en el aire el nombre del bello escenario del barrio Montecristo debido a que no hay evidencia de que exista un administrativo relacionado con el nombre del centro deportivo.

Por lo anterior, si la Alcaldía propone darle un nombre oficial que corresponda a un personaje vivo, debe cumplir el parágrafo único del decreto 2759 de 1997, que señala que dicha persona debió haber prestado servicios a la nación y debe haber una constancia de que el nombre fue solicitad por la comunidad.

La acción de cumplimiento que motivó el fallo del Tribunal fue interpuesta por la Fundación Funivida Tomás Arrieta contra el alcalde distrital, para exigirle que restituya el nombre de Tomás Arrieta.

El mismo caso de nombres de escenarios deportivos con el nombre de una persona viva, lo tienen el Coliseo Sugar Baby Rojas, el patinódromo Alex Cujavante, el complejo acuático Eduardo Movilla, el parque de raquetas María Fernanda Herazo y la pista de BMX Daniel Barragán la Unidad Deportiva Carlos Valderrama.

Foto: fierros.com.co