Murió el compositor y locutor Lenín Bueno

207

Después de haber visto el partido de fútbol de Júnior contra el Tolima en su casa de Barranquilla, al reconocido hombre de radio y compositor guajiro Lenín Bueno Súarez, le sobrevino un infarto a eso de las diez de la noche.

El riohachero al sentir la molestia en el área del corazón, fue trasladado de urgencia a la clínica La Merced donde posteriormente falleció.

Lenín Bueno Suárez fue uno de los compositores más prolíficos del género vallenato. A él se le debe haber logrado la unión de Rafael Orozco e Israel Romero para crear El Binomio de Oro, el 16 de junio de 1976.

Bueno Suárez (de ahí su seudónimo de Leabus), nació el 16 de junio de 1950 en la calle 8, conocida mejor como La Calle del Alambique. Proviene de una familia eminentemente musical ya que su padre, Adriano Bueno Frías, tocaba trombón, bombardino y otros instrumentos de viento, y el padre de éste, ‘Chico Bueno’, fue tamborilero de Francisco Moscote, el mítico Francisco El Hombre.

A Barranquilla, Lenín Bueno Suárez llegó en 1968 y se vinculó como promotor de ventas de la primera Super Tienda Olímpica.

El 17 de diciembre de 1969 fundó en Emisora Atlántico ‘Festivaaaaaaal Vallenato’, programa que se constituyó en un referente de la radio en la Región Caribe. El programa lo trasladaría en 1973 a La Voz de Barranquilla de RCN y se constituiría en plataforma de lanzamiento de compositores y agrupaciones vallenatas.

Siempre luchó por el rescate del vallenato. Fue miembro del comité de seguimiento del PES (PLAN Especial de Salvaguardia). Dejó un legado de canciones importantes para el folclor vallenato: “Pena y Dolor”, “El que Espabila, Pierde”, “El loco de Mama”, “Por Vanidad”, “Siempre Unidos”, “Soy Parrandero ¿y qué?”, “La parranda es pa´amanecé”, “El Diario de mi Vida”, “En busca de Marianita” y otras más.

Su lema de combate fue ‘Zafa Camarón’, frase imborrable de los años 70 y 80 en La Voz de Barranquilla y de Radio Libertad.

Sus hijos están en el medio televisivo: Talihana Bueno trabaja como humorista en Sábados Felices y fue presentadora de Telecaribe, y su hijo, Adrián Macyorian, es director de vídeos.

Al periodista lo están velando en la funeraria los Olivos en Barranquilla y mañana por la noche lo creman. Posteriormente sus cenizas se trasladarán a Riohacha para hacer cumplir su voluntad de esparcirlas en la punta del muelle.

Texto: Alexander Lewis Delgado.