Home Columnistas Barranquilla será otra después de la asamblea del BID

Barranquilla será otra después de la asamblea del BID

por R. Noticias Coopercom

“Barranquilla ha demostrado que, cuando se trazan metas y programas serios, se logran magníficas transformaciones como la de convertirla en una ciudad sostenible y de futuro promisorio”, sostuvo el exministro y excongresista liberal samario Sergio Diaz-Granados Guida, quien desde septiembre de 2014 se desempeña como director Ejecutivo por Colombia y Perú ante el Banco Interamericano de Desarrollo con sede en Washington.

Díaz-Granados encabezó una numerosa delegación de dicha banca multilateral, de la cual hicieron parte, entre otros, Martin Bés, nacido en Dinamarca y nacionalizado en Argentina; Secretario General del Grupo BID; el brasilero Luiz Ros, Prosecretario General del BID, en compañía del alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo Heins, y de la gerente de la 61ª Asamblea del BID en Colombia y Consejera Presidencial para las Regiones, Karen Abudinen, una talentosa barranquillera que se ha convertido en la imagen positiva y grata del actual gobierno colombiano.

Díaz- Granados, hijo del destacado dirigente y congresista liberal samario José Ignacio Díaz- Granados Alzamora (fallecido), recordó que los ‘amores’ del BID con Barranquilla no son nuevos. Los coqueteos comenzaron hace nueve años, cuando él, como ministro de Industria y Comercio durante el primer periodo presidencial de Juan Manuel Santos, sostuvo un continuo acercamiento con la actual gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera de la Espriella, quien a su paso por la Alcaldía de Barranquilla logró la hazaña de recuperar estabilidad fiscal del Distrito. Y ya en la junta directiva del BID en Washington, no le fue difícil, con el apoyo del presidente ejecutivo de la entidad crediticia, el colombiano Luis Moreno, aprobar un préstamo por cien millones de dólares para recuperar el espacio público.

Aseguró que Barranquilla ha conquistado el corazón del BID, consolidando una relación que perdurará para lograr que la ciudad sea más incluyente y enfocada a reducir la brecha de las desigualdades.

Martín Bés se mostró “maravillado de todo lo que han llevado a cabo ustedes para la transformación de una gran ciudad, que a partir de la Asamblea del BID aquí, será todavía más pujante y atractiva para la inversión nacional y extranjera, y como destino turístico y eventos de trascendencia mundial”.

Moreno se retira

 

La delegación del BID quedó admirada de la calidad de la mano de obra barraquillera y de los materiales utilizados para construir el Pabellón del Río.

Una noticia poco grata confirmada por uno de los miembros de la delegación que vino desde Washington es que el diplomático, periodista, dirigente empresarial y exministro de Desarrollo, Luis Alberto Moreno Mejía, dejará la presidencia del BID luego de la Asamblea en Barranquilla, después de 15 años de admirable gestión, y un valioso aliado para los países latinoamericanos, por supuesto, en especial para Colombia.

Moreno Mejía es uno de los artífices del buen flujo de caja con el cual ha contado el actual Gobierno de Iván Duque, para poner en marcha importantes obras en el país. Solo para Barranquilla, Duque ha aportado cien mil millones de pesos para obras como el Malecón y su Pabellón del Río, así como $40 mil millones de pesos para seis nuevos colegios, y un gran aporte para desarrollar el proyecto de la actual administración distrital de recuperar la Ciénaga de Mallorquín, el balneario de Puerto Mocho, que según Karen Abudinén debe llamarse ‘Playas de la Cayena’.

Un trabajo de equipo

El alcalde Jaime Pumarejo Heins destacó que todo esto es el resultado en equipo. “Este es un evento de una enorme importancia en Latinoamérica, y lo desarrollamos con la ayuda de Sergio (Diaz-Granados), quien vino aquí a darnos el anuncio y trabajamos juntos. Y luego vino la postulación trabajada en conjunto y en equipo entre Colombia, los colombianos en Washington y, en general, entre muchas instituciones”.

Reconoció que “gratamente esta institución que ustedes representan (el BID), lo vio con buenos ojos, hasta el punto de que este argentino-danés (Martin Bes, Secretario General del BID), ya se siente barranquillero, porque ha durado aquí varios meses disfrutando estas brisas tropicales. Trabajando duro y parejo con nosotros, y, ya también es admirador del Junior de Barranquilla”.

Aseguró que antes de que empiece la 61ª Asamblea del BID “esperamos corregir nuestros errores, para que esté todo listo. Gratamente ellos (los delegados del BID), se han sentido como en casa. Hemos hecho una ciudad de amistad con el BID, que trasciende a las personas. Por lo cual esperamos que la número 61 sea una Gran Asamblea para los objetivos del BID, que es tener una buena reunión, traer gente del mundo y dar debates serios y necesarios por Latinoamérica y por el hemisferio. Pero también dejar un legado. Este es un legado del BID. Es un legado que va a trascender esa Asamblea, porque, cuando ellos se vayan, esta infraestructura queda. Ya está destinada para después de la 61ª Asamblea. Y va a ayudar a atraer gente del mundo a Barranquilla, a sostener el Gran Malecón, ser sede de grandes eventos. Cuando hicimos esto nos imaginamos que aquí se van a casar muchos barranquilleros, costeños y colombianos en general; se celebrarán muchos quinceañeros; también se harán eventos de gran importancia de ciudad, y por qué no, algún día volver a tener un evento del BID aquí en el Gran Malecón y en el Pabellón de Cristal”.

Por Rafael Sarmiento

Foto: lachachara.org

También te puede interesar