Casa Columnistas La verdad, la primera baja de las guerras