81 barcazas represadas en el río por falta de dragado

Una total incertidumbre enfrenta hoy el sector naviero colombiano, sobre todo el fluvial, ante la incertidumbre del dragado en el río Magdalena aguas arriba, lo cual impide el movimiento de barcazas con carga.

La alerta la entregó la Federación Nacional de Navieros (Fedenavi) cuyo presidente, Andrés Londoño, confirmó la noticia y dijo que lo importante es que se ha dado la orden del Ministerio de Hacienda para apropiar los recursos a Cormagdalena y reanudar el dragado.

Unas 81 barcazas con sus remolcadores, con cerca de 500.000 barriles de crudo y nafta están represadas, lo que equivale a una importante flota de camiones.

De acuerdo con la Federación, de enero a mayo se ha movilizado por el río 27% menos de la carga transportada el año pasado, debido a la intensa sequía y a la falta de dragado mencionada.

La agremiación solicitó la pronta respuesta del Ministerio de Transporte y Cormagdalena para que cumplan con la obligación de mantener las condiciones requeridas para el transporte de carga en el afluente.

El quinto mes del año cerrará con la movilización de solo el 50% de la carga mensual que usualmente se opera en esa ruta, que en 2018 fue de 818.000 barriles. Dicha situación revela que no hay garantías para la prestación del servicio de transporte de carga y que sin dragado no hay futuro posible para el multimodalismo por esta vía.

Para el presidente ejecutivo de Fedenavi, Andrés Londoño, la situación se presenta por la lentitud en el desembolso de los recursos por parte del Ministerio de Hacienda.

“Aunque el 2 de mayo hubo un Confis que aprobó los fondos, estos aún no se han liberado. Esto implica un retraso de más de tres meses en el plan de dragado y que no se haya iniciado ninguna licitación para realizar estas actividades, pues no hay manera de hacer un proceso de este tipo sin que la entidad pública haya garantizado estos dineros”, advirtió.

El directivo manifestó que así estos recursos entren a la mayor brevedad, los procesos de contratación de Cormagdalena pueden tardar hasta tres meses, lo que coincide con la temporada de menor nivel del río.

“La situación es crítica. Normalmente, mayo es de los meses de mejor nivel de agua, pero por las condiciones climáticas que tuvimos hubo una baja considerable, de casi dos metros. Junio y julio son dos meses de niveles bajos, entonces, sin dragado la afectación va a ser mayor”, advierte.

Fedenavi destaca que mientras en mayo de 2018 el calado del río Magdalena se mantuvo en 7,4 pies promedio, en este mismo mes de 2019 ha sido apenas de 5,3 en promedio. La falta de dragado ha generado grandes pérdidas para el gremio. Por esa razón, la Federación insiste en la necesidad de que el Gobierno Nacional plantee una solución para que se intervenga el río de forma inmediata y se eviten mayores pérdidas.

Texto y foto: Jorge Montaño Acosta 

7

represamientotransporte multimodal