Casa Columnistas “Competir sin jugar”, la opinión del cazatalentos Agustín Garizabalo